146 de 365 / Viernes último de mes

Los viernes últimos de mes se hace una comida para todos los empleados de la empresa en la que trabajo. Ayer, en el contexto de una tarde deliciosa, hubo hamburguesas.

Entre la maravilla de una tarde perfecta y, aunque parezca fuera de lugar, la apreciación que tengo actualmente de mí misma, todos mis compañeritos tenían una apariencia lindísima. ¡Con que placer los observé!

En un principio estas comidas me daban miedo. Soy tan de mí para mí, tan de uno a uno, tan del grupito íntimo, que me siento completamente fuera de lugar entre muchas personas desconocidas. Ahora, ya no son desconocidos. No sé el nombre de la mayoría, pero conozco sus rostros, nos saludamos al coincidir en los pasillos. Ahora, en las comidas de fin de mes me siento segura y ayer, además, muy feliz. Me sentí en casa.

Sí, en algún momento tenía que hablar de mi trabajo, pero necesitaba procesar la enorme cantidad de situaciones y aprendizajes que ha representado para mí, no solo a nivel profesional sino también personal.

¿Qué me ha sostenido ahí a pesar de la enorme carga de trabajo de la que ya antes he escrito?

Cada cierto tiempo se otorgan reconocimientos a los empleados y hubo uno que me dejó una profunda huella. Por principio, lo otorgó una persona que admiro y quiero mucho.

– Esta vez habrá un premio especial, es para una persona que estaba a punto de retirarse de la empresa, pero tomó las riendas y se reinventó a sí misma. Hoy, es una persona nueva.

Para empezar, dado mi proceso de vida, la referencia a alguien que se reinventó me llegó al corazón. Y en seguida, ¿en qué lugar de trabajo se reconoce eso? ¿En dónde se dan las circunstancias para que una persona tenga tal convicción de permanecer y reinventarse?

Sí, hay una gran carga de trabajo, pero también hay respeto a las personas, hay un margen de tolerancia para que cada uno sea como es, que me era desconocido. Desde luego, es deseable que sea así, pues nuestro trabajo es 100% de creación.

Allí me siento segura, tranquila, feliz. Sí estresada y a veces muy ansiosa por la carga de trabajo, pero como ser humano me siento en un espacio privilegiado en el que he conocido el cariño, el apoyo, el reconocimiento, la gratitud y el trabajo en equipo de una manera como no lo conocí en ningún otro lugar.

Con amor y gratitud,
Judith 🌷

Photo by rawpixel on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s