135 de 365 / Extravagancias 8 / La sombra

En dos días he escrito como si no hubiera mañana. Supongo que es el tiempo de que dispongo, hasta hoy, y todo lo que me detonó la tristeza de días pasados y su resolución.

Volvamos a Jardín de Meteoros. ¿Por qué me movió tanto? Va otra capa de esta cebolla.

Usualmente busco ver y leer cosas constructivas, edificantes, sensatas, inteligentes, maduras. No es que no me divierta o no busque otro tipo de cosas, yo misma puedo ser bastante mensa, reír cuando no debería y decir tontería y media. El detalle es que no me había aferrado de esta manera a ninguna otra serie o novela, ni en video ni en libro, ni me había movido tantos sentimientos, ni me había motivado a consolidar y reflexionar sobre algunos aspectos de mí misma que, en este momento, son muy importantes. Y eso que de verdad que me he aferrado a varias narrativas a lo largo de mi vida.

Esta serie apareció para mí, al poco tiempo de haberme topado con mi adolescente interior. Al hacerlo, reconocerla y darle permiso de existir le di permiso, sin saberlo (hasta ahora), a la insensatez, la estupidez, la inmadurez, el sinsentido (según mis parámetros), a la niña tonta, que igual que cualquier otra, gritará y llorará al ver a su personaje preferido del cual quiere saber todo e imitar en todo, al cual no se cansa de ver aunque no sepa ni porqué, el cual le causa una emoción y un cosquilleo nuevos, difíciles de explicar e imposibles de compartir porque lo más probable es que naaaaadie en el mundo sienta lo mismo ni lo pueda comprender.

Escribir y publicar esto ni me hace gracia ni me parece tan sencillo, de hecho, ni siquiera pensaba publicar nada sobre Jardín de Meteoros, ¡jamás! ¡Qué oso! Y ahora veo con claridad que no es por lo que otros pudieran decir o callar, como aquella persona querida que mencioné el día 128, sino por lo que yo pienso que piensa o puede pensar y que al final no es más que lo que yo misma pienso y la vara con la que me mido y juzgo.

No se trata de volverme adolescente, creo que el detalle ha sido que todo esto ha estado muy bien guardadito durante demasiados años en el costal llamado “mi sombra” por ser impropio, inadecuado y no coherente con mis valores ni los de mi entorno. Jamás me di permiso de dejarme llevar por “tonterías” como estas. No es que ahora las exalte ni mucho menos, simplemente, las veo, las reconozco y acepto que una parte mía habría querido vivirlas. Bueno de hecho, ya lo hizo, jeje 🙈😅

Así pues, ahora saco del costal esa parte de mí, la sacudo, la traigo al frente donde la pueda mirar, conocer, activar y usar para mi beneficio cuando yo así lo decida, en vez de traerla a mis espaldas dejándola jugarme bromas estúpidas en los momentos más inoportunos como las que hacía Daoming Si a Shancai.

Con amor y gratitud,
Judith 🌹

Photo by Tadeusz Lakota on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s