120 de 365 / Espacio sagrado

Siempre me han gustado las historias románticas y hace poco me enganché con una que no he podido soltar. Jamás he hablado de esto con nadie: son tonterías, a mi edad (tuviera la edad que tuviera), no son cosas de gente madura, etc. Pero esta historia me ha removido tantas emociones y recuerdos de manera tan abrumadora, que tardé un poco en reaccionar.

Dos libros salieron al rescate, en uno leí que solemos despreciar lo que nos parece una tontería y, por consiguiente, lo ignoramos, lo dejamos sin resolver y se convierte en ese algo que nos limita e impide expresar nuestra creatividad; en el otro libro dice que todo aquello que despierta emociones o reacciones excesivas hace evidente a nuestra sombra, es decir, aquello que hemos ocultado o reprimido (¡vaya “coincidencia” en dos libros totalmente diferentes, uno para desarrollar la creatividad y otro para encontrarse con la sombra!). A estos libros se añadió una bella frase: todo lo que ocurre en mí es sagrado.

Así pues, decidí no resistirme y no obligarme a soltar esta historia hasta que esté lista para hacerlo, no porque me haya aburrido o solo para cambiar de rollo o porque se podría considerar una tontería, una niñería, sino para descubrir qué me dice que yo no he querido o podido ver y comprender por años, sí, por años, pues muchas emociones, pensamientos y sensaciones que estoy experimentando no son nuevos, pero ahora puedo verlos, abrazarlos, tener el valor de dejarlos ser y de mirarlos sin juicio, aunque algunos son verdaderamente inquietantes y otros me han despertado en la madrugada y me han dejado pasmada.

Si esta historia se hizo presente en este justo momento de mi vida es porque estoy lista para aprender lo que tenga que aprender de ella. Intuyo que esta vivencia no es solo mía, pertenece también a aquellas ancestras que reprimieron sus deseos de un amor hermoso ante una realidad que pudo ser más o menos desoladora. Hoy reconozco, honro, abrazo y le doy su lugar a nuestros sueños y anhelos más secretos de ser amadas y amar con locura.

Con amor y gratitud,

Judith 

Photo by Sharon McCutcheon on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s