109 de 365 / ¡Éxito!

¿Qué es lo que realmente tenía que resolver? ¿Mi entorno? Sí, sí había y hay una parte del entorno, pero lo más importante, como siempre, no estaba afuera, estaba adentro.

Durante una crisis me he enfocado en sacar adelante la situación de la crisis y después, la calma. Me parece que he vivido mucho quitando obstáculos del camino, pero éstos se van haciendo menos y más pequeños, más fáciles de solucionar y luego, ¿qué?

Empiezo a preguntarme hasta qué punto generamos situaciones abrumadoras que nos impidan enfocarnos en lo que es realmente importante porque tal vez no tenemos respuesta o tal vez sí la tenemos, pero es posible que sea demasiado dolorosa o incómoda.

La crisis de los últimos días ha sido diferente a todas las demás precisamente porque me ha exigido replantearme qué es importante para mí. Tomar o no una decisión dependía totalmente de ello. Agotada, sin respuestas, leyendo y aprendiendo como si no hubiera mañana y sacando la energía de quién sabe dónde, decidí, por primera vez, cerrar mi bocota mental y simplemente fluir con las circunstancias confiando en que la paz y el gozo, como el sol, están detrás de las nubes, sin lugar a dudas.

Todavía no tengo respuestas, porque más que preguntas se trata de replantearme qué es para mí el éxito, lo valioso, aquello por lo que vale luchar y desvelarse. En un primer momento, me pareció que se trataba de una redefinición, pero no, no es eso, ¿cómo redefinir algo que no me había sentado a pensar, algo para lo que no tenía mi propia definición? Y si alguna vez la tuve, ¿porqué ahora parece tan importante y con matiz tan diferente?

Por que ya no tengo 20 años. Mi punto de vista es diferente; entonces, ¿qué deseo? ¿Cuál es el anhelo más profundo de mi corazón? No lo sé o tal vez sí, pero por alguna razón no me permito verlo. Sin embargo, vivir aquí y ahora fluyendo con lo que es, al margen de cualquier etiqueta y enfocándome principalmente en mi actitud ha sido sorprendentemente liberador y “curiosamente”, en perfecta sincronicidad, Chopra inicia una meditación sobre el éxito, recibo mensajes perfectos para este momento en mis lecturas y suceden, así porque sí, sin explicación, cosas bellas en mi entorno y descubro que, con gracia y facilidad, puedo hablar con mis hijos desde lo más hondo de mi corazón, vulnerable y sin mayor seguridad que el amor y la aceptación que nos tenemos,… ¡espera! ¿Acaso eso no es tener éxito? Sí, ¿por qué no? Es muy probable.

Con amor y gratitud,

Judith 

Photo by Andrea Reiman on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s