Día 97 de 365 / De la noche al día

No sé si estará bien o mal dicho, si será correcto o incorrecto, apropiado o no, pero, ¿qué tal escribir sobre los intocables? Simplemente hacerlo.
La inercia.
La apatía.
El dolor.
La mentira.
¿Qué tal darles su lugar en una sociedad que pregona el éxito y la felicidad a través de sus publicaciones en las redes sociales?
La ausencia.
La soledad.
La indiferencia.
El vacío.
¿Qué tal aceptar que también son parte de nuestra vida y que, incluso, nosotros mismos les damos vida?
El sinsentido.
El mutismo.
La monotonía.
La frialdad.
¿Qué tal dejar de decir que están allá afuera muy lejos?
La ausencia de emociones.
El embrutecimiento.
El vivir la vida por nada y para nada.
La creencia de que el cambio es imposible.
¿Qué tal dejar de culpar a aquellos que, escandalizados, juzgamos y señalamos indignados?
La tristeza.
La muerte.
La enfermedad.
La esclavitud.
El crimen.
¿Qué tal mirar con honestidad lo que nos ocultamos a nosotros mismos? Y sanar. Y hacer las paces. Y, tal vez, volver a mirar el gozo, la paz y la felicidad, como cada uno los entienda, pero esta vez, sin miedo a perderlos.

No sé. Tal vez.

Con amor y gratitud,
Judith 

 

Photo by Flavia Curotto on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s