Día 66 de 365 / Los otros, estrellita para ellos

Criaturas que me intrigan y pueden llegar a fascinarme.

Un misterio que, de tan cotidiano, creo conocido, sin embargo, ni siquiera podría afirmar que conozco a mis hijos perfectamente; sé mucho de ellos, pero, si apenas me conozco a mí misma, ¡cómo podría atreverme a decir que los conozco a fondo! Hoy les hice una propuesta para conocernos mejor en los próximos días (bueno  en realidad les dije que era para tener tema de plática o algo así  pero segurito que comprendieron ), aceptaron; admiro su disponibilidad, son fantásticos.

La experiencia de observar y escuchar a las personas sin juicio y en silencio, es decir, procurando no estorbar su mensaje con mi diálogo interno, es extraordinaria. Pueden llegar a ser increíblemente abiertas, honestas, divertidas, compartidas, solidarias, cariñosas y lumninosas.

Es admirable conocer personas que en el día a día se muestran alegres y amables a pesar de la fatiga, la frustración, las injusticias o el malestar.

Me encanta el sentido del humor y la facilidad para sonreír, bromear y abrazar de muchas de ellas. Gracias a mi madre aprendí a abrazar; un abrazo es algo que solo puede ser aprendido y compartido con otro ser humano 

He tenido el privilegio de conocer héroes, la mayoría mujeres (a lo largo de mi historia de vida, me he desenvuelto en contextos en los que predomina la presencia de mujeres), que han salido adelante y han mostrado una capacidad admirable para sobreponerse a las situaciones difíciles y para iluminar su propia oscuridad. Soy testigo de personas que se han levantado del fango y hoy en día, son flores bellas y luminosas a las que confiaría mi vida sin la menor reserva.

Acercarme a las personas que así me lo han permitido y compartir nuestras historias de vida es un privilegio y un honor. Y ni hablar del contexto de la terapia grupal o personal en la que solo he conocido personas valientes y decididas a llevar bienestar a su vida.

Si algo ha sido perfecto para mí, es la posibilidad de ser en un canal de luz y Amor incondicional para otros y justamente una persona, una amiga muy querida, me hizo ver que eso me ha dado un sentido de vida que yo desconocía.

Y sí, tanto el día 65 como el 66 de 365 me habitan. Y está bien.

Con amor y gratitud a los otros,
Judith 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s