Día 58 de 365 / Tiempo, espacio, magia y arquetipos de cuentos de hadas 2

Querida Judith:

Tienes 5 añitos, eres una princesita, tú ni siquiera lo piensas, pero yo lo sé porque dependes totalmente de otras personas y sinceramente crees que el mundo gira en torno a ti; según Piaget, eso es de lo más normal… hasta cierta edad, aunque la mera verdad es que tú seguirás siendo bastante egocéntrica por muchos años. No te preocupes, no es halagador, pero nada es casual, lo comprenderás cuando estés lista.

Observa a las reinas malas de los cuentos de hadas, puede ser que las princesas les tengan miedo, no porque sean otra persona, sino porque son ellas mismas, es lo que podrían llegar a ser si no abrazan, conocen sanan e iluminan su oscuridad con su luz. No te voy a mentir, sí, sí llegarás a encarnar ese oscuro arquetipo y las personas que más amas padecerán por tus palabras y acciones. Tendrás que asumir las consecuencias de tus actos, aun cuando tu nivel de consciencia no te haya permitido hacer otra cosa, pero no temas, nunca estarás sola y llegará el día en que te alegrará descubrir tu luz y tu magia.

Francamente creo que llegarás a los casi 50 años de edad sin consolidar la construcción de lo real, pues también te diré que a lo largo de tu vida tu fantasía, tu imaginación, tu capacidad de recordar y la de percibir lo que no se ve, se irán refinando cada vez más al grado de que afirmarás cosas extraordinarias como que “viajas por el tiempo”, pensarán que te falta un tornillo. No te preocupes, está bien, siempre podrás contestar como aquel personaje que narra su travesía por el mar en un bote en compañía de un tigre: también tengo otra versión de esta historia y bastarán unos segundos para contarla.

Tu vida es tuya, tú eres la experta, puedes narrarla e interpretarla como te plazca; muchos, demasiados años lo harás desde el hubiera, desde la depresión, el miedo, la soledad, la culpa y el ego; después, un día cualquiera, decidirás usar tu fantasía, imaginación e intuición para narrar tu vida desde las 6 imposibilidades de Alicia, desde la magia de Hermione, desde los libros de Bella, desde el amor de la Bestia, desde el valor del príncipe azul, desde la radiante luz de la reina arquetípica que estás llamada a ser (y también desde el ego, no te voy a mentir); todo eso que hacen los artistas con sus libros, pinturas, canciones y películas tú lo vas a hacer con tu vida y está bien.

También te digo que la reina buena, la luminosa, la que estás llamada a ser, es aquella que conoce su obscuridad y sabe y comprende que no hay cosa terrible que no podría hacer, pero elige no hacerlo y se mantiene alerta a su sombra, la mira de frente, no le encanta, pero está atenta a ella sin juicio, con amor, pues sabe que esa sombra también es parte de sí misma. Esta reina no es dependiente, no espera a que la atiendan, sabe que el mundo no gira en torno a ella, sino que es ocasión para servir; esto último no te va a ser nada fácil, pequeñita, las dos lo sabemos, pero no temas, no estarás sola, nunca.

Con amor y gratitud al misterio de la existencia y sus infinitas posibilidades,

Judith de aquí y ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s