Día 42 de 365 / Abrazar mi sombra

Desde niña tuve una serie de expectativas más o menos claras sobre la persona que yo quería ser, pasó el tiempo, pero nunca fui suficiente.
 
Del entorno, viví una serie de exigencias, “debes ser…”, “debes hacer…”, “debes sentir…”, “debes pensar…”; pero, en mi caso, creo que fue más difícil darme gusto a mí misma, a mis propias expectativas.
 
El desconocimiento y la no aceptación de mi persona fueron causa de frustración y posiblemente también de depresión. Yo creía que me aceptaba y me conocía, pero hasta que lo hice supe que no era así. El gran problema es que estaba negada a ver mi sombra; estaba enojada con ella y le temía, pero tampoco sabía qué hacer, nunca supe integrarla. Negarla y ocultarla la convirtió en un enemigo formidable.
 
Me parecía que lo normal era enfocarme en ser una buena persona; mejor aún, en ser esa persona inventada por mí que no era yo. Viví años en esta locura, fuera de mí, asustada de mí, enojada conmigo misma, frustrada, sin respuestas y sin saber realmente porqué. No entendía qué era lo que no estaba haciendo bien.
 
No sabía que me estaba saltando el primer paso: conocerme, aceptarme, abrazarme completa sin juicio y sin reserva, incluida mi sombra y los episodios de mi vida que habría preferido no haber vivido. Paradójicamente, di mis primeros pasos en este camino tan personal cuando decidí buscar ayuda y trabajar con otras personas. Así es cómo debió ser y está bien.
 
Con amor y gratitud,
Judith

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s