Día 25 de 365 / Madre Tierra

Después de un año y meses de que mi exesposo y yo nos separamos y de que yo había logrado un notable bienestar…

Haré un paréntesis no paréntesis: considerando mis antecedentes de entradas y salidas de la depresión, que yo esté en bienestar después de tan breve lapso de tiempo es algo que me tiene verdaderamente sorprendida.

…y en medio de ese gozo que todavía no me puedo explicar, ni quiero hacerlo, descubrí que todavía lo amaba… En ese momento la Tierra se detuvo un ratito, ¿no lo sintieron? Yo sí.

¿Qué sentido podía tener ese amor cuando yo ya tenía muy claro que mi matrimonio se acabó? ¿Qué iba a hacer? Me tomó meses lidiar con el enojo, la frustración, el deseo de venganza, la tristeza, el dolor, la soledad… ¿Ahora iba a tener que lidiar con el amor? ¿Cómo?

¡Qué soledad! Amor y dolor a un tiempo.

¿De verdad no lo sintieron?

Llena de compasión, la Madre Tierra dio unos pasitos muy suaves para regresarme al aquí y ahora y, cuando supo que era seguro para mí, volvió a girar como lo hace normalmente.

Para variar, no sé bien a bien qué pasó, pero mi determinación de seguir en bienestar fue  decisiva.

Sí, lo amo y está bien, debí haber murmurado sonriente en algún momento. De hecho, no podría ser de otra manera, si mi luz interior es lo que es, simplemente no podría ser de otra manera.

Por fidelidad a mí misma, está bien, es justo así como ha de ser. Acepté y honré ese amor. Y una vez despejadas las nubes, como el sol que siempre está ahí, volvió ese gozo que no entiendo.

Con amor y gratitud,
Judith

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s